Japón, tradición en flor.

La primavera en Japón es sinónimo de flores, un estallido de color que marca un momento de renacimiento y de celebración en todo el país. Desde la floración de los ciruelos en marzo, hasta finales de mayo, cuando los últimos pétalos de los cerezos en flor caen al suelo en el norte.

Himeji Castle ©JNTO

Durante la floración del cerezo las vistas desde el castillo Himeji, una de las estructuras más antiguas del Japón medieval, son impresionantes.Himeji Castle ©JNTO

Una estación llena de vitalidad, simbolizada por las delicadas flores de los cerezos (Sakura en japonés), las hermosas azaleas con sus flores rojas que adornan las colinas y los campos, así como por la floración de camelias, iris, flores de loto y mostazas. En todas partes, se celebran festivales en honor a las flores.

Hanami, cuya traducción es mirar las flores, es una costumbre nipona que consiste en disfrutar de picnics en un parque bajo los cerezos para disfrutar contemplando la belleza de los “sakuras” en flor.  El parque de Ueno es uno de los lugares preferidos por los tokiotas para celebrar la fiesta del Hanami. Hay más de 1000 cerezos en el parque.

Las azaleas -blancas, rojas, rosadas y fucsias- son característica del Jardín Japonés. En Japón hay más de 17.000 especies de plantas. ©Matsumoto city©JNTO

 

Por lo general, a partir de finales de marzo comienza la floración de los cerezos por el sur de Japón, extendiéndose hacia el norte poco a poco, donde se puede disfrutar hasta mediados de mayo con el aumento de las temperaturas.

A principios de abril se celebra el Festival de las Flores, Hana Matsuri, que conmemora el nacimiento de Buda en todos los templos, y hasta finalizar mayo los desfiles, celebraciones y festivales se suceden en todas las localidades y templos del país.

Los primeros días del mes de mayo tiene lugar el Festival de Cometas en Hamamatsu, donde los competidores hacen volar gigantescas cometas mientras intentan cortar las cuerdas de las de sus oponentes.

Japon- Hanami Showa Kinen Park en Tokio ©Yasufumi Nishi©JNTO

Parque Showa Kinen en Tokio ©Yasufumi Nishi©JNTO

 

Durante la Fiesta de los Niños, celebrada en todo el país en mayo, se cuelgan carpas de tela multicolores que ondean con la brisa primaveral. El 15 de mayo el Aoi Matsuri, conocido como Festival de las Malvarrosas, en Kioto, ofrece una magnífica reconstitución de la época Heian. Y a mediados de mes es el Gran Festival del Santuario Toshogu de Nikko, cuyo punto culminante es una espectacular procesión de unos mil hombres vestidos con armaduras de samurais.

El florecimiento de los cerezos, el crecimiento de las cosechas y la fertilidad marcan las muchas celebraciones que durante estos meses primaverales se suceden en todos los rincones del país.

Más información: www.turismo-japon.es